Troubleshooting: guía de resolución de problemas de hardware – Parte 1/4

En los anteriores artículos describí cómo se podía diagnosticar problemas desde un sistema GNU/Linux para poder proceder a la reparación. En esta nueva serie me centraré en el hardware. Nuevamente, como es complejo describir todos y cada unos de los problemas que se pueden producir, me centraré en dar las claves genéricas para poder diagnosticar el problema y solucionarlo.

Por eso, esta guía servirá para todo tipo de marcas, modelos y tipos de equipos informáticos…

En la web iFixit puedes encontrar muchos recursos y herramientas para la reparación. Existen también tarjetas POST (PCI o USB) para el análisis durante el arranque, o dispositivos como el AMI Debug Rx (USB). Además, debes recordar que en Europa se respeta tu derecho a reparar.

Para más información para la prevención y el mantenimiento de equipos, te aconsejo leer mis artículos sobre producción.

Los consejos iniciales que mostré en la serie de troubleshooting de Linux también sirven para el hardware.

Consejos iniciales sobre la reparación

Muchas cosas pueden ir mal en un sistema tan complejo como una computadora. Por tanto, no es sencillo diagnosticar cuál es el problema para proceder a la reparación. Por eso, el procedimiento siempre será una serie de pasos prueba-error, comenzando por lo más superfluo hasta lo más profundo. Y siempre siguiendo un orden lógico, y realizando algunas recomendaciones que te pueden ayudar:

  • Lo primero de todo, antes de proceder a manipular el equipo, si sigue funcionando parcialmente, deberías tratar de hacer una copia de seguridad de los datos por lo que pueda ocurrir.
  • Si no tienes conocimientos técnicos, mejor deja el sistema en manos de un técnico experto.
  • Después, comprueba si la garantía está aún vigente para usarla en caso de ser necesario. Además, ten en cuenta que la manipulación de los componentes podría hacer que se pierda dicha garantía.
  • No olvides que las actualizaciones pueden solucionar algunos problemas que pueden parecer de hardware (véase firmware y controladores).
  • El malware también puede ser un problema habitual. Comprueba que no se trate de eso.
  • Primero, intenta diferenciar entre un problema lógico de software o uno físico de hardware.
  • Apunta los pasos que sigues para no dejar nada atrás. Además, te puede servir como documentación para no caer en los mismos errores en futuras reparaciones.
  • Comienza desde lo más simple hasta lo más complejo. Por ejemplo, si la pantalla no da señal, no pienses que está estropeado el monitor o tu tarjeta gráfica.
    • Primero comprueba que el botón de encendido. Ni te imaginas las veces que un monitor está apagado y se piensa que está estropeado…
    • Comprueba si el monitor tiene su enchufe bien conectado a la red eléctrica.
    • Si el cable transporta corriente.
    • Si hay suciedad en los puertos (tanto en el cable eléctrico como en el de datos), etc.
    • Una vez descartado eso, entonces se podrá pensar en cosas más complejas como que sea un problema del monitor, de la GPU, etc.
  • Recuerda que si una falla se produce, es muy probable que se vuelva a repetir. Por tanto, si ya has tenido ese mismo problema antes, lo más probable es que se trate de lo mismo.
  • Anota los mensajes de error o códigos para poder buscar información sobre ellos.
  • Antes de proceder a sustituir o desmontar un componente, siempre deberías comprobar los cables y conexiones.
  • Si has conectado o instalado algo nuevo recientemente y la computadora ha comenzado a fallar desde ese momento, es probable que el problema sea esa novedad. Desinstala ese programa o desconecta ese dispositivo para comprobar si el problema persiste o no. Es probable que sea algún tipo de conflicto o incompatibilidad.
  • La suciedad es, a veces, la causa de algunos males.
  • Reinicia para ver si se solventa el problema, en algunos casos son problemas puntuales que no se volverán a repetir.
  • Siempre trabaja con las herramientas y protecciones de seguridad adecuadas. Además, para manipular las piezas electrónicas, siempre debes hacerlo con el equipo apagado, desconectado de la red eléctrica, y sin batería. Si tiene PSU, deberías esperar unos instantes antes de manipularla, ya que algunos de sus condensadores pueden almacenar energía durante unos instantes…
  • Haz una lista de posibles consecuencias y usa el proceso de eliminación, es decir, ve aislando las partes. Si tienes varios periféricos o dispositivos conectados, ve desconectando y viendo si funciona. En caso de que el problema desaparezca al desconectar alguno, puede ser el causante del problema.
  • A veces las soluciones más simples son las que funcionan a los problemas más comunes.
  • Lee siempre la documentación, datasheets o manuales de los fabricantes. No solo para tomar precauciones cuando desmontes el equipo, para no dañarlo, también te pueden dar pistas de lo que ocurre y cómo proceder para la reparación. También puedes buscar en la red información sobre tu problema.
  • En caso de no encontrar una causa, pide ayuda si no eres profesional. Y si lo eres, entonces es momento de sustituir los componentes para la reparación. Pero eso sería el último recurso…

Cómo evitar los problemas

reparación

Si no quieres terminar con un equipo en reparación, lo mejor es intentar cuidar al máximo tu equipo y llevar a cabo un buen mantenimiento. Con eso, podrás prevenir muchos problemas. Para más información, puedes leer otros artículos de este blog:

Peligros de dejar tu equipo en manos de un técnico

reparación, técnico

Aunque en muchos casos los usuarios no tienen los conocimientos suficientes para proceder a la reparación de un equipo y tienen que terminar haciendo uso del servicio técnico, lo cierto es que se debería evitar por un motivo: tu privacidad y seguridad.

¿Por qué? Pues muy sencillo, estás entregando un dispositivo con multitud de datos personales e información valiosa a un tercero que no conoces, por lo que no sabes cómo va a tratar el equipo o si va a husmear en él. Por lo general, los técnicos son profesionales, pero cuidado con esto, ya que podría terminar mal, especialmente ahora con el teletrabajo y el BYOD, donde se pueden manejar datos críticos.

Algo parecido ocurre cuando un dispositivo móvil se desecha en un punto limpio, o se tiran discos duros, memorias flash, etc. Siempre hay que asegurarse de destruir (de forma segura, no vale con solo borrar los ficheros) todos los datos almacenados, o te podrías llevar una sorpresa muy ingrata.

En un computador convencional podría haber datos muy relevantes como:

  • Contraseñas apuntadas en ficheros, o sesiones abiertas de servicios bancarios (u otro tipo), o que recuerdan tu contraseña, etc.
  • Multimedia comprometida, como fotos o vídeos íntimos tuyos o de tu pareja.
  • Cache, temporales e historiales que podrían revelar información sensible.
  • Navegadores con certificados digitales.
  • Documentos fiscales.
  • Documentos médicos.
  • Información sobre citas, itinerarios, detalles familiares, etc., que puedan ser usadas para algún delito.
  • Con el teletrabajo y la educación a distancia se podría agregar a eso: expedientes de estudios, documentos empresariales, detalles de patentes o datos protegidos por copyright, información de clientes,… Datos que no solo pueden comprometer a la propia empresa o a los clientes, también a ti, puesto que en caso de filtrarse, tú serías el responsable.

¿Cómo preparar el equipo para llevarlo al servicio técnico?

Recuerda elegir un servicio técnico de confianza en caso de no tener más remedio. Eso es lo más importante. Aun así, deberías seguir estos pasos para poder preparar el equipo adecuadamente y evitar riesgos y tentaciones de los técnicos:

  • Haz una copia de seguridad de los datos importantes, si la avería te lo permite. Es más, si es posible, deberías tenerlos en medios extraíbles para que estén offline y no tan expuestos.
  • Elimina todos los datos sensibles de tu disco duro: ficheros con contraseñas apuntadas, ficheros comprometidos, con datos fiscales, etc.
  • Si los vas a dejar, cifra el contenido para evitar miradas de terceros.
  • Borra la cache, cookies, historiales, recordatorios, certificados digitales, favoritos, y otros datos de tu navegador web. Previamente puedes hacer una copia si lo necesitas.
  • También deberías pensar en desinstalar apps de banca digital, software interno de tu empresa, contenido con derechos de autor, sujeto por patentes, o algún trabajo previo a su registro o patente, etc.
  • Una vez que lo tengas todo, recorre los directorios en busca de algo que hayas olvidado y que pueda ser relevante. Debes ser cuidadoso especialmente si manejas datos sensibles o teletrabajas.
  • En caso de que te vayan a sustituir el disco duro, mejor pídelo, que no se lo queden. Así podrás destruirlo físicamente. Si funciona, puedes realizar un formateo a bajo nivel seguro y sobrescribir datos para eliminar todo su contenido de forma segura.

Además, de cara a facilitarle el trabajo al técnico:

  • Deberías configurar el inicio de sesión automático sin pedir la contraseñas, facilitándole el acceso y evitando que te tenga que pedir la contraseña.
  • Aportar toda la información posible sobre el problema: notas, capturas de pantalla, etc. Como técnico, una de las peores situaciones es cuando el usuario no te aporta datos sobre el problema o son datos muy superficiales… Mientras más información, más fácil será dar con el problema y proceder a la reparación.
  • No es necesario llevar el equipo completo, pero si es posible hacerlo, mejor. Así, el técnico, podrá probar todo el sistema completo por si se tratase de algún tipo de conflicto con algún periférico.

¿Cuánto cuesta la reparación?

troubleshooting, servicio técnico

Otra cuestión importante es evitar que te traten de engañar en el servicio técnico ya que, a veces, algunos técnicos suelen ir a lo más rápido, cómodo y rentable: sustituir. Pero eso implica varios problemas, como generar más basura electrónica, y un mayor coste para el usuario.

Además, los precios también son otro dato a tener presente. Y, aunque es algo que puede variar mucho de una región a otra, y dependiendo de la dificultad de la intervención, aquí puedes ver una lista orientativa para saber cuánto suelen costar algunas reparaciones cotidianas:

Para PC

*Los precios no incluyen el precio del componente a sustituir, ni de las licencias del software.

Reparación de la placa base, tarjetas de expansión, reballing, etc. 30-80€
Limpieza interna, o mantenimiento de sistemas de refrigeración. 15-45€
Reparaciones de conexiones, cambios de piezas menores, fuente de alimentación, etc. 10-65€
Reparación del monitor, impresoras, multifunción, etc. 10-75€
Problemas de software, malware, controladores… 35-40€
Formateo + instalación de SO 35€ (sencillo)

50€ (a domicilio)

45€ (con instalación de programas)

hasta 70€ (con programas, configuraciones, copias de seguridad)

Para Apple Mac

En este caso sí se incluye el precio del componente.

Reparación de la placa base, o tarjeta gráfica en un iMac o MacBook 95-350€
Limpieza interna y mantenimiento de sistemas de refrigeración 39-139€
Cambio del teclado y/o trackball ∼160€
Cambio del cargador MAGSafe/Thunderbolt ∼160€
Reparación o cambio de la pantalla desde 119€
Cambio de la batería en un MacBook desde 120€
Cambio de un HDD por un SSD 120-1000€
Formateo + instalación del SO  40-90€

Isaac

Apasionado de la computación y la tecnología en general. Siempre intentando desaprender para apreHender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar