Europa podría decir adiós al cambio de hora: consecuencias

Europa podría decir adiós al cambio de hora en 2021. De ser así, éste cambio de hora podría haber sido el último de la historia. Esto traería unas consecuencias, algunas positivas y otras negativas. Y no solo para el ahorro energético, también en los sistemas informáticos.

Aquí intentaré detallar qué podría suceder con este acontecimiento histórico en nuestro continente. Algo que nada tiene que ver con lo ocurrido con el Efecto 2000, o con el Y2K38 parcheado recientemente en el kernel Linux, pero que requerirá de «algunos arreglos» para que los sistemas funcionen adecuadamente.

  • Para más información sobre cómo trabaja Linux con el tiempo, ver este enlace. También puedes ver información sobre los locales aquí.

Sobre el cambio de hora

Mapa cambio de hora mundial
Fuente: Wikipedia – Leyenda: Azul (cambio de hora verano boreal), Naranja (cambio de hora verano austral), Gris oscuro (nunca han usado el horario de verano), Gris claro (alguna vez lo usaron).

Como sabes, todos los años tienes que cambiar la hora en dos ocasiones. Una se adelanta y otra se atrasa una hora. Muchos dispositivos y sistemas actuales incluyen una opción para automatizar este campo y que no sea un problema si lo olvidas.

De esta manera se tienen dos horarios diferentes, un horario de verano y uno de invierno. Es algo que se aplica en algunos (no en todos) países del mundo, y es que con la crisis del petróleo en 1973 muchos buscaban aprovechar mejor las horas de luz solar para reducir el gasto energético.

Como curiosidad, España está geográficamente en la zona UTC/GMT+0 como Portugal, Reino Unido e Irlanda. Pero se modificó durante 1940 para sincronizarse con el resto de Europa y las Fuerzas del Eje. Por tanto, nuestro horario actual se corresponde con el uso GMT+1. Y ese será el que se mantenga, ya que la comisión ha acabado con el debate de volver al uso original…

En febrero de 2018, una propuesta de Finlandia haría que la Eurocámara votase sobre la posibilidad de eliminar este cambio de hora. Y es que muchos ciudadanos veían con buenos ojos acabar con este cambio que tiene algunas consecuencias para la salud de las personas y poca repercusión real en el gasto energético (según algunos informes).

Según algunos expertos, la Europa debería reaccionar de forma que se favorezca la salud de la ciudadanía, el descanso, la productividad y el rendimiento (laboral y escolar). Para ello, el horario de octubre sería el que debería mantenerse una vez se elimine el cambio horario en 2021.

A pesar de que en ese momento se votaría en contra, la Comisión Europea terminaría por aprobar la eliminación del cambio de hora en marzo de este mismo año. La Comisión de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo lo retrasaría esta eliminación del cambio de hora para 2021. De ese modo, todas las capitales de los países miembros tendrían más tiempo para adaptarse a esa nueva eliminación de la hora bianual.

No obstante, aún hay algo de incertidumbre. Y algunos países como Portugal han decidido seguir apostando por el cambio de hora estacional como hasta ahora. Si no es homogéneo, podría suponer algo más de lío para adaptar los sistemas informáticos.

Consecuencias de la eliminación del cambio de hora

Servidor

Independientemente de los problemas de salud que implican estos cambios de hora, o de si se ahorra realmente o no energía, me centraré en lo tecnológico. En cómo afectaría esto a los sistemas informáticos. Pero ya te adelanto que «cero dramas». Se necesitarán algunos retoques, pero nada del otro mundo…

Si se terminara por eliminar el DST (Daylight Saving Time) en Europa para 2021, casi que va a solucionar más problemas de los que genera en la actualidad.

Servidores

Como sabes, Internet no es un ente etéreo. Lo que se conoce como nube se puede tocar, es tangible y se encuentra en enormes edificios (centros de datos) con enormes computadores llamados servidores. Allí es donde se encuentra todo ese contenido y servicios. Y para que todo eso siga funcionando adecuadamente es importante una sincronización.

Satélites artificiales, como los de GPS, Galileo, etc., también se basan en UTC.

Es cierto que los servidores NTP no reconocen los horarios de verano, pero sí que deben mantener la sincronización entre dispositivos de red (clientes conectados, enrutadores, etc.). La hora será siempre UTC (Coordinated Universal Time), y por tanto ni tiene zona horaria ni se ve afectada por el DST.

En vez de eso, UTC está relacionada con el tiempo atómico y la velocidad de rotación de la tierra para mantener los relojes siempre actualizados y que no se produzcan atrasos o adelantos en las horas y todo resulte caótico. Así se cuenta con precisión de microsegundos y una mayor exactitud.

Los actuales sistemas operativos usan demonios, o servicios, en segundo plano para sincronizarse con UTC a través de los servidores NTP asignados y así mantener las horas del sistema (no confundir con la hora del RTC) con total independencia de la zona horaria del país al que pertenezca el cliente y de los cambios de hora.

Clientes

Como he comentado en el párrafo anterior, son los sistemas operativos los que implementan una serie de funciones para configurar la zona horaria de cada usuario y ajustar el reloj automáticamente según los cambios de hora. Obteniendo la UTC se pueden hacer una serie de cálculos y ajustes para mostrar la hora local. Por tanto, serán estos SSOO los que deberán adaptarse a esta nueva eliminación del DST en Europa.

Cuando hablo de clientes me refiero a PCs, dispositivos móviles, smart TVs, vehículos conectados, dispositivos de IoT, etc.

Hacer eso no es nada complicado, con tan solo algunas pequeñas modificaciones se puede conseguir adaptar las futuras ISO de instalación para que dejen de tener la opción del cambio de hora automático en el instalador.

En cuanto a los sistemas que ya están en funcionamiento en la actualidad, una simple configuración también podría bastar para evitar que se siga cambiando la hora.

Simplemente habrá que ser cauto si tienes una ISO de un sistema pre-eliminación del DST y se instala en una máquina (especialmente si está destinada a aplicaciones críticas), de no elegir este cambio automático. En cuanto a equipos domésticos, lo peor que puede ocurrir es que el reloj esté desactualizado y otras consecuencias leves con algún programa que dependa de la hora de algún modo…

Supongo que lo más cómodo para ciertos sistemas es simplemente lanzar un parche que configure esta función para los países miembros. Ya que si se deja en manos de que cada usuario lo configure por su cuenta podría ser algo menos efectivo (por pereza, olvido, falta de conocimientos,…).

No obstante, quizás ni te afecte todo esto. De hecho, muchas distribuciones GNU/Linux (y no se si en otros sistemas también), ya está desactivada la opción del cambio de huso horario automático y simplemente se basan en la hora obtenida de la red.

¿Qué podría ocurrir si no se hace bien?

Como he comentado «cero dramas». Si nos basamos en la extensión del DST que se hizo en 2007 en Estados Unidos y Canadá, algunos sistemas informáticos tuvieron algunos problemas. Y es que desde 1987 a 2006 el cambio del horario de verano se hacía el primer domingo de abril y terminaba el último domingo de octubre. A partir de 2007 se comenzó a hacer el segundo domingo de marzo y finalizaba el primer domingo de noviembre.

Aquí no hubo una eliminación del DST, solo un cambio en sus fechas. Pese a eso, se vieron problemas como:

  • El correo electrónico tenía un timestamp incorrecto.
  • Las citas y recordatorios de ciertos servicios se notificaban a horas incorrectas.
  • Algunas apps sensibles a cambios de tiempo como calendarios y agendas dejaron de funcionar de forma precisa.
  • Cierto software bancario y de administración rastreaban transacciones o movimientos marcándolos con horas que no eran las reales.
  • Metadatos con fechas de creación y modificación incorrectos.
  • Etc.

Aunque se debe evaluar el posible efecto negativo en cada sistema y aplicación particular, en aquella ocasión no supuso el fin del mundo, como tampoco lo fue el Efecto 2k. Simplemente se lanzaron una serie de actualizaciones con parches que solucionaron el problema en aquel momento.

¿Qué dispositivos pueden ser los más vulnerables?

Todo dependerá de cómo de crítico sea el sistema. Evidentemente, los sistemas críticos deberían estar protegidos frente a estos cambios. Es decir, los administradores y técnicos de esos sistemas no son estúpidos y se tomarán medidas previas a estos cambios del DST para que cuando llegue el momento no ocurra absolutamente nada.

A mi forma de pensar, el mayor problema lo veo en sistemas desconectados que no reciban actualizaciones. O aquellos que sean obsoletos y que ya no cuenten con soporte técnico (y que desgraciadamente aún se usan para multitud de aplicaciones). En esos sistemas si que podría haber esos desajustes y problemas que he citado.

Isaac

Apasionado de la computación y la tecnología en general. Siempre intentando desaprender para apreHender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar