Green Computing: el problema de la basura electrónica (e-waste) – Parte 2/3

En esta segunda parte, continúo con el análisis el impacto de la basura electrónica y de la huella de la industria de la electrónica. En este caso, me centraré en los materiales y sustancias nocivas que están en los equipos que usas a diario y que no sabías que estaban presentes en ellos. Todos ellos con un impacto medioambiental y también en la salud.

Podrás saber de qué está hecho un PC, una TV o un dispositivo móvil. Y cómo repercuten todos estos «ingredientes» tecnológicos si no los llevas a puntos limpios adecuados para su correcto tratamiento o reciclado. Recuerda que cuando se desecha este tipo de basura electrónica en los contenedores de basura orgánica, todos ellos terminarán en la naturaleza (contaminando el suelo, aguas subterráneas, arrastrados por torrentes a las aguas de los ríos o el mar, volatilizándose y contaminando el aire, etc.).

¿De qué está hecho un computador?

e-waste, basura electrónica, obsolescencia programada

Bueno, aunque use el término computador, es aplicable a otros tipos de aparatos electrónicos y eléctricos. Lo que pretendo es que seas consciente de qué compone a estos dispositivos para que seas consciente de lo que estás desechando a la basura. A veces, no se tiran en puntos limpios por desconocimiento de que pueden tener elementos con tanto potencial negativo sobre la salud o el medio.

Gran cantidad de basura electrónica termina en vertederos sin ser tratada de forma adecuada. Eso hace que termine siendo ingerida por animales, pase a los acuíferos, contamine el suelo de la zona, o que se descompongan en otras sustancias peligrosas que serán liberadas.

Recuerda, para que estos dispositivos de tecnología funcionen y te acompañen en tu día a día, se emplean miles de sustancias químicas en ellos. Si quieres seguir que futuras generaciones puedan seguir disfrutando de estos recursos, y tengan salud para ello, debes tirar a un punto limpio tu basura electrónica para que sea procesada y/o reciclada.

Químicos peligrosos de los componentes electrónicos

Durante la fabricación de los productos electrónicos se emplean multitud de productos químicos que no deben terminar en vertederos una vez han cumplido su ciclo y llegan al final de su vida útil. Además, un mal uso de estos, o una manipulación inapropiada, también podría implicar riesgos de toxicidad para el usuario o exposición a radiación (p.e.: láser).

La salud de los trabajadores del sector de la producción electrónica suelen padecer algunas enfermedades de origen laboral debido a la exposición a ciertos elementos. La tasa de afectados ha ido bajando con la implementación de nuevas normas de seguridad y equipos de protección. En Europa, los afectados de este sector llegaron al 2.5% en 1993, bajando a un 0.9% en 1994… En 1995, un estudio estimó que el 45% de las embarazadas que trabajaban en fábricas de semiconductores tenían riesgo de aborto. El uso de robots para hacer ciertas tareas también está evitando la exposición, contribuyendo a que no haya tantas afecciones.

Por ejemplo, algunos de los elementos y químicos más populares que se manejan son:

  • Silicio: produce silicosis y problemas respiratorios por inhalación durante los procesos de corte o pulido de obleas.
  • Fósforo: usado como dopante de semiconductores, puede causar corrosión en los huesos y necrosis ósea, así como quemaduras en la piel. Ingerir fósforo blanco en 50 mg puede ser letal.
  • Boro, bromo, arseniuro y antimonio: otros de los dopantes típicos. Son tóxicos que pueden causar problemas muy diversos, como cardiovasculares, hepáticos, neuronales, intestinales y hematológicos.
  • Cobre: en procesos de maquinado del metal de interconexiones puede producir irritación en vías respiratorias por inhalación, además de nauseas, diarrea, vómitos, etc. Si pasa al torrente sanguíneo también puede dañar el hígado y riñones.
  • Níquel: es tóxico y cancerígeno.
  • Cadmio: además de en algunas baterías, también es un pasivador ante la corrosión en semiconductores y se usan en ciertas resistencias y sensores. Se acumula en el organismo y es tóxico. Puede generar problemas en los riñones.
  • Ácido fluorhídrico, clohídrico, acético…: producen irritación por inhalación de vapores, además de quemaduras en la piel y ojos.
  • Amoniaco: sus vapores irrita las vías respiratorias y la piel. Su ingesta accidental puede dañar gravemente el sistema digestivo.
  • Polonio-210 y Americio-241: este isótopo se usa para ionizar el aire de las salas, es altamente tóxico y radiactivo.
  • Wolframio, plomo, estaño, oro, cromo, plata, aluminio…: metales empleados en interconexiones y contactos conductores. Algunos son tóxicos, otros pueden producir otros problemas si se inhalan o ingieren, como daños renales, hepáticos, problemas en el sistema nervioso, etc.
  • PBB y PBDE: se usan en aislantes y carcasas, y también son nocivos para el organismo.
  • PBDE (éteres de polibromodifenilos): retardante de flama en algunas carcasas de componentes electrónicos. Puede interferir en el desarrollo del cerebro, generar problemas en el sistema endocrino, y afectar a las hormonas de crecimiento.
  • TBBTA (Tetrabromobisfenol-A): otro retardante de llama que genera problemas de tiroides, hígado, riñones y sistema inmunológico.
  • TPP (fosfato de trifenilo): otro retardante de llama que afecta mucho a la vida marina por su toxicidad, es peligroso para algunas enzimas de la sangre, para la piel, etc.
  • VOC: estos volátiles orgánicos (metanos, etanos, etilenos, clorados, tricloroetano, tetracloroetano,…) usados como solventes industriales para limpiar PWBs y chips, etc. Son cancerígenos, afectan al sistema nervioso central, hígado, piel, riñones, ojos y membranas mucosas. Pueden absorberse incluso por vía tópica.
  • THM (trihalometano o cloroformo, tribromometano o bromoformo, y dibromoclorometano): son cancerígenos, además de generar otros problemas en la salud.
  • Nonilfenol (NP): empleado como mezcla isomérica. Es bioacumulativo y tóxico.
  • Ftalatos: se usan para plastificar o suavizar plásticos, especialmente en algunos PVCs o cables flexibles. Son tóxicos para animales y humanos.
  • Siliciuros: compuestos habituales de algunas capas de los chips. Son tóxicos y pueden producir irritación por inhalación, ingestión o absorción cutánea. También pueden producir problemas respiratorios.
  • Tetrafluoruro de carbono: produce problemas en el hígado, riñones, sistema nervioso central, etc.
  • Berilio: es uno de los elementos más tóxicos, pudiendo producir daños en el ADN y cáncer.
  • Rayos UV: usados en algunas fuentes de exposición o curado. Pueden ser peligrosos para la piel, generando quemaduras o cáncer de piel si la exposición es prolongada.
  • Rayos X: empleados en algunas técnicas de exposición o tests. Es una radiación ionizante peligrosa que genera daños en las células y mutaciones, e incluso cáncer si la exposición es suficiente.
  • Polímeros plásticos: si se ingieren (ya sea de forma accidental o porque los microplásticos han pasado a la cadena trófica), puede producir inflamación, daño celular, respuestas inmunes localizadas, problemas hepáticos, etc.
  • Benceno: peligroso para el sistema nervioso, pudiendo generar mareos, dolor de cabeza, nauseas, irritación, daño permanente de la médula ósea, coma e incluso la muerte.
  • Hidrocarburos clorados: se emplean en la fabricación de chips, como el tricloroetano y tetraclorotano. Pueden producir daños en el sistema nervioso, mareos, falta de coordinación, somnolencia, parálisis, pérdida del conocimiento e incluso la muerte si la exposición es considerable. También podría generar daño renal, hepático, arritmias cardíacas, e irritación en la piel.
  • Asina y cloruro de hidrógeno: gases generados durante la fabricación de chips. Pueden causar irritación por contacto, daño en los ojos, náuseas, vómitos, dolores de cabeza, mareos, sensación de confusión, dificultad para respirar, arritmia, cáncer de piel, dolores abdominales, ictericia, sangre al orinar, daño severo en el hígado, corazón y riñón, y aborto.
  • Litio: las baterías suelen contener este elemento. Puede afectar las funciones de la glándula tiroides, de los riñones y también podría generar malformaciones en el feto en embarazadas.
  • Fotoindicadores y otros compuestos similares: la benzofenona, acetofenona, tioxantona, etc., usados como fotoindicadores para la UV para inducir la polimerización. Son muy peligrosos para el medio ambiente, y en humanos causa daño renal, hepático, pulmonar, y alteraciones en la sangre, entre otros.

Impacto en la sociedad

La tecnología es necesaria, pero siempre con una producción/uso responsable. Todos esos elementos están generando problemas dentro de los trabajadores del sector de la electrónica y fuera de él, en usuarios que manipulan de forma inadecuada sus productos y terminan entrando en contacto con alguno de esos elementos. O, también, porque los desecha la basura electrónica de forma inadecuada y terminan en el medioambiente, contaminando agua, suelo o aire, o terminan en la cadena trófica, y eso termina repercutiendo en ellos.

Además de todo eso, que es obvio, el uso abusivo de la tecnología está generado otros muchos trastornos en la sociedad. Desde problemas auditivos por el abuso de los auriculares, reducción de la capacidad de memorización por evitar esforzarte en recordar y consultarlo directamente en Google (la memoria se debe ejercitar como un músculo, sino se atrofia).

Un estudio trató de poner a prueba alumnos del MIT y Harvard para tratar de demostrar que la capacidad de razonar se había visto perjudicada por el abuso de estas tecnologías. Para ello, se puso a prueba a los alumnos con un problema que decía: «Una pelota y un bate de béisbol cuestan un total de 1.10$. El bate cuesta un dólar más que la pelota. ¿Cuánto cuesta la pelota?» La respuesta es simple, sería 0.05$, y 1.05$ para el bate. A pesar de la sencillez, el 50% de estas prestigiosas universidades no supieron responder adecuadamente.

A veces, cuando todo es «smart», habría que preguntarse si realmente alguien es «smart»…

También están creciendo los datos de nomofobia, o adicción a las nuevas tecnologías. Así como problemas de degeneración macular asociada a la edad temprana por el abuso de las pantallas, sequedad de los ojos por la reducción del parpadeo, más casos de miopía, obesidad por el sedentarismo, etc.

Isaac

Apasionado de la computación y la tecnología en general. Siempre intentando desaprender para apreHender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar