Cómo almacenar de forma segura tus discos ópticos para no perder tus datos

Disco óptico

Los discos ópticos (CD, DVD, HD-DVD, BD) tuvieron un boom y ahora ha decaido un poco su venta, ya que las apps de música como Spotify, los reproductores de MP3, y el vídeo en streaming han hecho que ya no sean tan populares. Aun así, hay muchas personas que los siguen utilizando y se siguen comercializando películas, música, software, etc., en este formato.

Todos estos medios ópticos se basan en una tecnología parecida, y la única diferencia entre unos y otros es el ancho de banda de la luz láser que se usa para su lectura/escritura y el tamaño de las pistas que se graban en su superficie. Mientras menor sea la lontitud de onda del láser, menor tamaño tendrán las muecas (pits y lands) que componen los datos de información y por tanto mayor capacidad tendrá el disco. De ahí la diferencia entre un CD y un DVD, por ejemplo.

Pistas de disco óptico: pits y lands
Pits y lands que se graban en las capas intermedias de aluminio y plástico del disco

Los pits y lands hacen que el rayo láser rebote en la superficie reflectante del disco y un sensor de luz lo interpretará como un impulso eléctrico (1) o no (0), para luego ser procesado por el controlador de la unida de lectura/escritura de los discos ópticos. Pero sus dimensiones son bastante reducidas, por eso una microperforación, como puede ser una ralladura, puede dejar inaccesible la información.

Por lo general, un medio óptico podría duar entre 5 años y 30 años, aunque algunos aseguran que pueden llegar a 50 o 100 años, pero no es real en la práctica. Es más, los discos más duraderos, en condiciones óptimas de almaenamiento no suelen ir más allá de los 15 años en muchos casos. Y cómo podemos recrear esas condiciones óptimas de almacenamiento:

  • Humedad y temperatura: son dos de las condiciones que más influyen en la vida de un disco óptico. Se deben almacenar en una carcasa adecuada, lejos de fuentes directas de luz, calor o temperaturas demasiado bajas. Pero si hay algo peor que la temperatura es la humedad, que deteriora bastante los materiales y propicia el crecimiento de un hongo (famílica Geotrichum) que se come literalmente las capas del disco que son de plástico. Para evitar la humedad, el método más pŕactico y sencillo es colocar bolsas de gel de sílice como secante donde vayamos a almacenarlos. Y si ya la hay, con alcohol isopropílico se puede untar con un algodón suave sobre la superficie para secarla.
  • Ralladuras: meter los discos en carcasas inapropiadas, rozarlos sobre superficies rugosas o sucias, dejarlos sobre la mesa como hacen algunos, e incluso fortarlos contra la ropa cuando se ensucian puede ser desastroso. La superficie de polímero suele ser bastante blanda a ralladuras y esas ralladuras afectan a las cualidades ópticas. Existen aparatos de limpieza con unas almohadillas especiales para limpiar la superficie de los discos, pero yo no los aconsejo, porque si la superficie tiene partículas duras y no sabemos limpiar correctamente se puede contribuir a rallarlos. También existen otros productos de reparación, pero tampoco son demasiado recomendables. En mi opinión solo se deberían usar en casos extremos y en última instancia. Pero lo mejor es prevenir las ralladuras almacenandolos siempre en lugar adecuado, y evitando tocarlos con los dedos por la superficie de lectura/escritura.

 

Y quizás otro día hablemos de las diferencias extremas entre calidades de uno u otros fabricantes de este tipo de medios ópticos. De hecho, hay marcas disfriuidoras muy conocidas que están fabricados por fabricantes bastante deficientes y otras marcas distribuidoras desconocidas que pueden estar fabricados por fabricantes muy buenos. Recuerda que fabricantes hay pocos, distribuidores muchos. Por ejemplo, podemos encontrar una marca como Prodye que están fabricados por el mismo fabricante que los “pata negra” de Verbatim, es decir, por Mitsubishi Chemical Company (uno de los mejores fabricantes) con códigos MCCx. En cambio, podemos encontrarnos otras marcas muy reconocidas, e incluso ciertos modelos dentro de una misma marca de distribuidor, que pueden estar fabrciados por otros fabricantes que dejan bastante que desear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar